División de colmenas

Existen varias razones para dividir las colmenas y varias formas de efectuar la división.

Las razones por la que dividimos una colmena son:

  • Aumentar el número de colmenas en producción, ya sea en el año en curso o en la siguiente cosecha.
  • Reducir el tamaño de la colmena, de esta manera se logra disminuir la fiebre de la enjambrazón.
  • Control de las enfermedades.
  • Aumentar los ingresos por la venta de los núcleos resultantes de la división.

También existen muchas maneras de realizar núcleos, algunas de ellas son las siguientes.

  • Dividir una colmena en dos.
  • Seleccionando cría y alimentos de una o varias colmenas para realizar un núcleo.

La época del año determina cuan grandes podremos hacer los núcleos y, por tanto, si son viables o, por el contrario, constituyen una pérdida de tiempo y de recursos. Los núcleos con más posibilidades de progresar son los que se constituyen pronto y contienen un gran número de abejas, cría y reservas;, siempre y cuando el campo contenga el néctar y el polen necesarios para continuar su desarrollo a lo largo de la primavera. Un desarrollo mínimo de seis semanas se considera el tiempo ideal y aconsejable para un resultado efectivo.

Los núcleos deben disponer de una abundante alimentación de jarabe y polen para un desarrollo adecuado. La cría necesita tener a su disposición miel fresca y sin opercular, de tal forma que no es muy adecuado proveer los núcleos con cuadros viejos de miel operculada. Si no existe miel en las celdas que rodean la cría, las abejas morirán de hambre, no importa que sea la temporada de mielada o que la colmena contenga miel operculada. Los núcleos necesitan alimentación suplementaria durante su desarrollo si queremos unos buenos resultados, aún cuando hay abundancia de alimentos en el campo. Debemos alimentar los núcleos hasta que necesiten la colocación de un segundo cuerpo de cría.

Las abejas parecen trabajar mejor cuando ocupan entre el 80% y el total del espacio de su colmena. La apicultura no es una ciencia exacta y, en ocasiones la población de la colmena se duplica de la noche a la mañana. Se convierte en un arte que el apicultor sea capaz de prever estas súbitas eclosiones masivas de cría.

Compartelo:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace